24 abr. 2007


DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO A ESCUCHAR CUENTOS.


Todo niño sin distinción de raza, idioma o religión, tiene el derecho a escuchar los más hermosos cuentos de la tradición oral, especialmente aquellos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.

Todo niño tiene derecho a pedir que sus padres les cuenten cuentos a cualquier hora del día.

Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos de sus abuelos. Si no los tuviera pueden escuchar cuentos de los abuelos de sus amigos. Y los abuelos que no tiene nietos pueden acercarce a una escuela, un parque o algún lugar donde hay niños para contar cuantos cuentos quieran.

Todo niño tiene derecho a saber quiénes fueron los escritores de cuentos infantiles. Los adultos tiene la obligación de poner al alcance de los niños todos los libros, cuentos y poesías de literatura infantil.

Todo niño goza del derecho a conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país, asi como de toda aquella literaaturaa creada por los pueblos lationoamericanos y del resto del mundo.

El niño también tiene derecho a inventar y contar sus propios cuentos, a modificar los ya existentes creando su propia versión.

El niño tiene derecho a pedir cuentos nuevos.Los adultos tiene la obligación de nutrirse de nuevos e imaginativos relatos, propios o no, lo único importante es que sean hermosos e interesantes.

El niño puede pedir que le cuenten el mismo cuento hasta un millón de veces.

Todo niño tiene derecho a crecer acompañado de las más hermosa aventuras, del colorín colorado de los cuentos y del inmortal "Había una vez..." palabras mágicas que abren las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez.